Para los gustos se hicieron los colores

A lo largo de mi corta vida, he escuchado demasiadas veces la triste oración “No me gusta leer”, tantas que me inspiraron a escribir este texto con base en mi experiencia y lo que he observado en otros. Pienso que las personas se apresuran a hacer un decreto tan radical habiendo intentado leer sólo un par de libros, si acaso.

Existen tantísimos libros en el mundo, que me es imposible creer que exista un individuo a quien no le guste leer. Por un lado están las novelas, que pueden ser históricas, de amor, ciencia ficción, nobleza, horror, aventura, misterio, etcétera. Y por el otro están los libros que están basados en algún aspecto de vida real, como los biográficos, de política, autoayuda, filosofía, períodos históricos, alimentación, comportamiento social, entre otros.

Pixabay | Pexels

A pesar de que todos podemos nombrar una o varias películas que no han sido de nuestro agrado, no conozco a nadie que a causa de estas decepciones haya llegado a la conclusión de que no le gusta ver películas. Desgraciadamente los libros no corren con la misma suerte y cuando las personas fracasan al intentar leer alguno, concluyen de manera inmediata que la lectura no es para ellos, cuando en realidad el problema fue un libro en específico.

Uno de los principales errores al intentar agarrarle el gusto a la lectura es únicamente darle una oportunidad a los libros que están en boca de todos, sin realizar nuestra propia búsqueda, ya que todo radica en ella. No hay ningún truco para el éxito inmediato, por lo que nos toparemos con varios libros que no nos gustarán y lo único que procede en estos casos es aceptarlo e intentar con otro. Aunque para muchos dejar un libro a medias es inconcebible, no es el objetivo que leer se convierta en una carga.

Laëtitia Buscaylet | Unsplash

Algo muy útil para el proceso es visitar una tienda de libros, permanecer un buen rato frente a los distintos libreros y leer la parte de atrás de todos los libros que llamen nuestra atención hasta encontrar alguno que nos intrigue o nos cause emoción. Siempre debemos tener en cuenta que hay muchísimas cosas que hacen a un libro único, cada uno es situado en una época, punto geográfico y contexto diferente; son redactados en primera, segunda o tercera persona y además pueden ser digitales o físicos.

Precisamente por lo mencionado en el párrafo anterior, es importante no descartar un género completo al elegir, es decir, no tomar decisiones precipitadas como: “No lo leeré, porque detesto las historias románticas y ésta seguro es igual a todas”, ya que incluso los libros que se encuentran en la misma categoría pueden ser sumamente diferentes entre sí y no queremos dejar de lado ciertos títulos debido a nuestros prejuicios.

También puede ayudarnos pensar en nuestras películas favoritas, para así buscar libros que aborden los mismos temas o que sean similares en algún sentido. Gran parte de las películas están inspiradas en libros, por lo que siempre es una opción que nuestro primero libro sea una historia conocida, de este modo conoceremos todos los detalles sobre la vida de personajes que ya tenían un lugar en nuestro corazón.

Radu Marcusu | Unsplash

Es necesario evitar estancarse en un tipo de libro, en otras palabras: quedarnos en nuestra zona de confort. En mi caso, cuando empecé a leer todos los libros que escogía eran iguales, trataban sobre la vida cotidiana de un grupo o un par de hermanas que vivían en la antigua Inglaterra esperando encontrar al amor de su vida. Las cosas dieron un giro sumamente inesperado cuando un día me encontré con un libro de ciencia ficción buscando entre los libros de mi casa y me enamoré por completo. Estar abiertos a leer libros diferentes a nuestros favoritos puede abrirnos muchas puertas, tal vez nos estamos perdiendo de algo sin siquiera saberlo.

Rey Seven | Unsplash

Por último, me parece crucial enfatizar que leer por gusto no puede compararse con leer un texto académico o por obligación, por lo que en ningún momento debemos pensar que se sentirá igual. Cuando encuentres esos libros que te hagan feliz, disfrutarás tanto su magia que te olvidarás de que leer solía aburrirte o cansarte. Te aseguro que sí te gusta leer, sólo que todavía no eres consciente de ello.

Compártelo

1 Comentario

  1. Jorge
    17 abril, 2018 / 11:02 am

    Excelente tema ,bien dearollado y despertando el interés por leerlo .felicidades quizás pronto sea una gran escritora

Deja un comentario