Reseña: La princesa de papel de Erin Watt

Título original: Paper Princess.

Saga: The Royals (#1).

Autor: Erin Watt.

Género: Romance, Juvenil.

Año de publicación: 2017.

Editorial: Oz Editorial.

Número de páginas: 304.

Ella Harper es una superviviente. Siempre de un lado a otro con su madre, sin poder conocer a nadie ni alcanzar nada. Siempre había soñado que algún día saldrá de ese pozo, pero ahora, tras la muerte de su madre, está completamente sola.

Pero entonces aparece Callum Royal. Él la saca de la pobreza y la mete en su mansión, donde viven sus cinco hijos, que la odian. Todos los hijos Royal tienen un magnetismo sin igual, pero ninguno de ellos resulta tan cautivador como Reed Royal, que tal vez sea el que más la odia.

Suena a la clásica historia de una novela juvenil, ¿verdad? Me esperaba una historia donde en un inicio todos odiaran a la protagonista, la situación se transformara en un amor-odio y por último ella eligiera al chico perfecto y se amaran por los siglos de los siglos. Me equivoqué rotundamente.

Si algo es real, es que esta historia cumple con los puntos de la sinopsis al pie de la letra y te da todo lo que una novela juvenil contemporánea acostumbra tener entre sus topics. Yo describiría esta historia como: chica pobre es rescatada de su mundo por un benefactor (no tan así) la lleva a un nuevo castillo de cristal, donde conoce a los perfectos chicos ricos elitistas que no aceptan a la pobre chica que no tiene la culpa de haber ido a parar a su casa.

“Sólo tengo diecisiete años. A veces parece demasiado poco para vivir lo que yo he vivido. A veces, miro a mi alrededor y pienso «No debería estar aquí».”

La princesa de papel es un libro que consiguió que me diera de topes con la historia y sus personajes, pero nunca pude soltar el libro, y miren que lo intenté. La escritora, Erin Watt, tiene una forma peculiar para escribir que me mantuvo muy picada. Dista mucho de ser la narrativa poética que me gusta. Watt describe el escenario y las acciones de los personajes con especial detalle, yo me lo pude imaginar muy clarito y eso ayudó muchísimo a que siguiera adelante con el libro, porque los personajes dejaron mucho a desear, especialmente los chicos. Eso sí, hubo demasiado contacto físico y por momentos terminé asqueada.

Los hermanos Royal son sumamente distintos entre ellos, la autora hizo un gran trabajo delineando la personalidad de cada uno. Ninguno daba la sensación de ser otro o actuaba repentinamente como lo haría otro de sus hermanos. Yo temía confundirme con ellos porque son un montón, a duras penas me acuerdo del nombre de tres, pero conforme fui avanzando me di cuenta que eso no sucedería.

Los cinco son la descripción de dios griego y se te cae la baba cada vez que Ella describe su perfección, porque efectivamente, este es un libro narrado en primera persona por la hormonal de nuestra protagonista. ¡Pero no debes dejarte engañar! Salvo Gideon, que aparece los fines de semana y es el mejorcito de ellos, el resto son una bola de groseros que se toman en serio esto de odiar a Ella por el hecho de venir de una condición económica inferior a la suya. ¡Le hacen la vida de cuadritos!

En cambio, nuestra protagonista, Ella, es bastante tragable. I mean, está lejos de ser la protagonista insufrible que hace estupideces sin sentido. A mi parecer, Ella está justa para el contexto que le ha tocado vivir desde su nacimiento. Es fuerte y se esfuerza por seguir adelante, eso es de admirar y me causó suficiente curiosidad acerca cómo iba a transformar su relación con los hermanos Royal, porque no me parecía una persona que se conformaba con malos tratos y desprecio.

“Un día empecé a pensar que si dejaba atrás una mala experiencia y un mal día, el día siguiente conseguiría algo mejor, algo brillante más nuevo.”

Mi problema más grande con este libro se basa en la relación que entabla Ella con cada uno de los hermanos, especialmente con Reed. Como ya dije y se lee en la sinopsis, el odio es palpable. Y parece que no lastiman con facilidad sólo a Ella, sino al resto de las mujeres con las que se han involucrado. Es una violencia psicológica y verbal que caló mis huesos, ¿es que no les remuerde la conciencia? Por lo visto no. Los chicos son conocidos por dañar a las mujeres y Ella recibe la advertencia unas mil veces a lo largo del libro.

Y como toda florecita hermosa, ella hace caso omiso. ¡Es más! Obvio, termina enamorada de Reed. El chico malo y líder de los hermanos. Se siente a millas de distancia la tensión entre ellos, puramente sexual. Yo no entiendo qué hay de bueno en este sujeto, una vez más me están romantizando un personaje violento y dañino para la mujer. ¿Lo peor? No me quedó claro que existiera un alto, una llamada de atención. Es más, la protagonista se declara vencida por él. Una vez más, el libro te da todo lo que promete.

Veamos, Reed es grosero con ella, difunde mentiras respecto a su pasado sin saber una gota de él, salvo que la chica era stripper, le ordena qué hacer y por momentos argumenta que es por su seguridad. ¿Perdón? Este sujeto no es un interés amoroso saludable y Ella en ningún momento levanta la voz. Traza sus planecillos para salir victoriosa y a veces le sale bien, otras ocasiones termina más embarrada que quien sabe qué.

Quizá la magia de este libro se encuentra en la capacidad para que el lector declare enfermizo este romance. En general, el libro no me agradó por los puntos ya mencionados. Ha sido muy entretenido y nunca me imaginé cuál sería el final, incluso considero que podría llegar a leer el siguiente libro en un futuro, pues la sinopsis se ve interesante y Watt dejó la acción en un cliffhanger interesante.

Compártelo

Deja un comentario