The Greatest Showman: la magia del espectáculo y P.T. Barnum

He caído bajo el hechizo de la película, es indiscutible y mis planes carecen de espacio para un punto más, ocultar el gusto. El soundtrack lo tengo en repeat. Washawasheo, como se dice en mi país a “pronunciar mal la letra”, el 70% o más de las canciones, claro, pero el espectáculo que doy no me lo quita nadie.

The Greatest Showman me robó lágrimas, risas, sonrisas y lo más importante, trajo de vuelta a la niña amante de los espectáculos circenses que llevo dentro. ¿Has viste la cara de las niñas encantadas con las acrobacias y llenas de ilusión? Okay, puede ser que no hayas visto la película, pero cierra los ojos e imagina la escena. Ya la has visto antes en otras películas, nunca dejará de ser un elemento perfecto para atrapar la empatía del espectador.

Annie Leibovitz, Vogue

Annie Leibovitz, Vogue.

The statement.

Antes de que empiece, quiero hacer un statement: me gustó la película, es no es mentira. Puedo hablar horas y horas acerca de su maravillosa música, pegajosa a más no poder y con una extraña mezcla de pop y baladas que no van con la época. También puedo hablar de lo mucho que lloré en la película porque sí tocó mi frío corazón y el espectáculo que dan los actores es un señor espectáculo. ¿Okay? De manera global, check. Ahora veremos lo individual. 

Ahora sí… lo que nos toca.

Primero, a ubicarnos en espacio y tiempo: Nueva York, dado que la Reina Victoria está en el trono, rondarían los 1830. ¿Por qué es tan importante esto? Necesito que tengamos esto en mente —sobre todo yo que ando redactando esto y leo una y otra vez lo que escribo— para comprender varios sucesos que forman parte de la trama y las expresiones artísticas.

En cuanto a ésta, tiene tintes muy clásicos de relaciones amorosas: siendo niño, Barnum (Hugh Jackman) se enamora de Charity (Michelle Williams), una niña de una familia acaudalada. Se casan y llevan una vida humilde, lejos de lo que Barnum prometió a Charity. ¿Le importa? No, ella está feliz. Barnum es un caso muy distinto, es ambicioso y jamás está conforme con su posición social. Con un poco de ingenio y una pizca de inspiración, Barnum convierte un viejo museo en “Barnum’s American Museum” y eventualmente invita a un grupo de personas con cualidades peculiares a ser parte del espectáculo. Son ellos los que empiezan a atraer a la gente, tanto espectadores como manifestantes, y pronto Barnum empieza a hacer mucho dinero.

Barnum pierde el piso poco a poco, primero va detrás de un joven dramaturgo de clase alta, Philip Carlyle (Zac Efron) y posteriormente orquesta una la gira por Estado Unidos de Jenny Lynd (Rebecca Ferguson), una cantante europea. Se va distanciando de su familia y el circo, que para ese entonces ya se llama Barnum’s Circus.

Por otro lado, tenemos a los star-crossed lovers de la película: Phillip Carlyle (Zac Efron) y Anne (Zendaya). El origen social es inverso al caso de Charity y Barnum, aunque ahí no termina su infortunio: es una relación interracial en una época donde eso ni siquiera era considerado posible. Y finalmente tenemos al resto de los miembros del circo, de los cuales sabemos muy poco o nada, pero son parte de un ensamble que da una actuación muy buena.

The Greatest Showman es una película con muchas subtramas, historias con relevante mensaje. El hombre que se supera, pero también llena su vacío con frivolidades, dinero y reconocimiento; y que eventualmente se redime. Un amor que no ve el color de la piel, un hombre que rompe con las reglas de su clase y se descubre libre. Y un grupo de personas peculiares que actúa como una unidad, son familia, una cuyo papel se reduce a demostrar su orgullo y obtener el lugar que se merecen.

Y el mensaje es hermoso, no lo voy a negar.

Lo que me causa conflicto es… todo lo demás. Para empezar… ¿qué personaje utilizaron para dar este mensaje de superarse y regresar al buen camino? P.T. Barnum, el hombre que exhibió a una esclava diciendo que fue la niñera de George Washington y que su edad rondaba por los 162 años. El P.T. Barnum de la película no puede ser menos P.T Barnum, por favor. Si buscas una versión romántica de este sujeto, aquí está. El hombre es recordado, entre varias cosas, como un farsante, un engaño andante.

Twentieth Century Fox Film Corporation.

Twentieth Century Fox Film Corporation.

Imposible negar que cuando leí de él después de ver la película me causó un enojo grande, siempre he abogado por realismo en las películas biográficas. Si vas a contar una historia, cuenta cómo sucedió. Sí, licencias creativas, pero no te vueles el techo. Que a mí parecer fue lo que sucedió con The Greatest Showman, mantuvieron lo necesario para dar pauta de la época, pero una vez se alzaba el telón (o salían los artistas) te veías transportado a un espectáculo de años más recientes.

Con tanta acrobacia, bailes y brillantina parecía un espectáculo con aires de Cirque du Soleil y menos uno predecesor de Ringling Brothers and Barnum & Bailey Circus. En la época de Barnum se exhibían animales, hacían espectáculos con ellos y con las personas deformes o con rarezas, como Lettie Lutz (la mujer barbuda) y General Tom Thumb, quienes son personajes que pudieron haber tenido mayor profundidad.

En efecto, la película no se adapta a su época. Como su grupo de personas peculiares, es una inadaptada. Y aún así, con todos sus errores, The Greatest Showman es toda una experiencia que nos remonta a los circos de nuestra infancia, quizá no por el tipo de personas, sino por la magia y el espectáculo en sí. Los acróbatas, el presentador en su traje rojo y sombrero alto, la mujer haciendo bellas figuras en las telas… y las historias de amor. Oh, me matan.

Salí radiante del cine, fascinada. Llegué a mi casa y mi mundo lleva sonando sólo como la película, evocando las escenas. Si esto no demuestra que incluso las películas llenas de errores pueden ser magníficas, no sé qué lo hará. ¿Qué la hace fascinante? ¿Por qué atrapa y te lleva de aquí para allá? Los críticos tendrán sus textos llenos de explicaciones (a favor y en contra), pero yo digo que es la mezcla mágica del circo y la música.

We Make Movies On Weekends.

We Make Movies On Weekends.

“¡No es históricamente accurate! ¡El vestuario! ¡Me desmayo!”, dijo el cerebro.

“¡ES HERMOSA!”, gritó el corazón.

Compártelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *