Wonder Woman: La heroína y otros pensamientos

Mis expectativas de Wonder Woman eran inexistentes, no soy fan de los superhéroes, sus películas me suelen aburrir y a la semana no recuerdo nada. El único póster que vi fue en el cine en las sucesivas ocasiones que fui a Cinemex. El tráiler… lo vi, pero no recuerdo bajo qué circunstancia, probablemente me mandaron el link para enterarme un poco de qué iba la película. Tampoco tenía idea de quién dirigió la película, o las películas que hizo para tener cierto conocimiento de su estilo y calidad. No, yo estaba perdida en el espacio. Me decían Gal Gadot y yo respondía “who?” tal cual, sin vergüenza.

Eso sí, una vez que llegué a la sala de cine entre tantos geeks me sentí un poco fuera de lugar al no saber absolutamente nada y cuando digo nada es… ni siquiera sabía la historia detrás de Wonder Woman, mi acompañante me tuvo que explicar que “Diana” era el nombre de Wondy y “Prince” su apellido “civil”. Casi me doy un tiro.

Primeras impresiones

Desde los primeros minutos de la película, la palabra “Feminismo” me golpeó directo en el centro de la frente. Puedo decir que por momentos me pareció que iba de acuerdo al movimiento, en otros… caía un poco al hembrismo, el correcto equivalente del machismo desde la perspectiva femenina.

Diana es una princesa amazona que creció en la isla de Themyscira, un lugar con tintes utópicos en el que sólo habitan mujeres, por lo que no existe motivo para que crearan todos los estereotipos de inferioridad de la mujer con los que convivimos nosotros. Ella se sabe fuerte y ha tenido el más alto entrenamiento de la isla, mismo que ella buscó siendo pequeña e inició en contra de los deseos de su madre, quien sostenía que el lugar de Diana no era allí, sino en el palacio.

Tengo una objeción al respecto. Sólo porque una mujer le dice eso a otra mujer no quita que pueda causar ruido, prácticamente es lo mismo que en otros discursos, pero con la apariencia femenina. “Tu lugar está en equis lugar elegante donde debes comportarte como se te ha instruido”, es decir, como “señorita”. Gracias al cielo, Diana se rebeló y sí recibió el entrenamiento más exigente de todo y está preparada para luchar contra un ejercito si es necesario o un dios, como es Ares.

Mientras que es una mujer fuerte e independiente con un alto nivel de valor para correr riesgos y enfrentarse a los problemas sola, también es notorio este aire de superioridad de la mujer, por ejemplo, “los hombres sólo sirven para procrear”. Es el mismo trato que le daban a la mujer hasta hace unos siglos. En el cine se rieron los espectadores, pero en el día a día cualquier mujer (u hombre) se indignaría al escuchar las mismas palabras dirigidas a una fémina.

Es quizá uno de los pocos puntos que le pongo a la película, hay detalles menores que me causaron ruido, pero no merecen ser mencionados. Me gustaría más centrarme en lo positivo del asunto…

En un inicio Diana es bien ingenua, imposible culparla, creció en una isla aislada del resto del mundo donde se hablaba de dioses griegos. Así que cuando se enfrenta a la realidad de la época de la WWI son bastante gratas y con sentido sus reacciones que denuncian la opresión de la mujer de una manera muy cómica. Por ejemplo, tenemos estos diálogos entre Diana y Etta:

Etta: I’m Steve Trevor’s secretary.

Diana: What is a secretary?

Etta: I go where he tells me to go, I do what he tells me to do.

Diana: Where we come from, that’s called slavery.

O esa vez que mencionan el voto de la mujer (que todavía no está permitido). O la comparación del corsé con una armadura. Hay muchos momentos que resaltan, pues Diana tiene que mezclarse con la gente y debe comportarse como se espera de una mujer. Claro que rompe todas y cada una de las reglas, que se pueden ver como ataduras.

Son sus acciones, ese llevarle la contraria a las normas sociales y las expectativas, aunado a sus habilidades como guerrera, lo que hacen que Diana se gane el respeto de las personas a su alrededor, en su mayoría hombres. Se da este “déjenla, ella puede hacerlo sola“. Sí, es Wonder Woman y es bien poderosa, pero a los ojos de Steve y el resto de los hombres, Wondy bien podía ser una persona con un tornillo suelto.

Agrego en el caso de Steve: mujer que creció en una isla con puras mujeres que quizá también tenían un tornillo suelto y seguían viviendo en este estado teológico propuesto por Comte.

Reinventando “pelea como niña”

Hace unos meses, o quizá ya un año, me encontraba vagando en mi tablero de noticias de Facebook y me detuve en un video de Always titulado“¿Qué significa hacer algo #ComoNiña?”. Recuerdo haber compartido el video y estar de acuerdo con el mensaje de no sentirse avergonzada de cómo hacemos las cosas y tener confianza en nosotras, pues lo podemos ejecutar a la perfección. Saco a mención el video porque hay unos segundos de “pelea como niña”.

Obviamente, tiene una connotación negativa y se la dirigen tanto a niños como a niñas, aunque para éstos es una ofensa nacional y para ellas significa que no hacen las cosas de manera adecuada, sino demasiado superficial, que no pega/pelea bien, etc.

“Es un estereotipo erróneo de que (las niñas) no podían hacer las cosas bien, porque antes había mucha discriminación, ¿no crees?”, 15 y.o boy.

La respuesta anterior me la dio mi hermano cuando le pregunté su opinión, pero, desgraciadamente, no todos los chicos piensan lo mismo. Es un estereotipo muy arraigado y sólo se puede combatir con el ejemplo, las palabras se quedan cortas en este campo.

Wonder Woman no es tu ejemplo del día a día, una mujer luchona en las calles de equis ciudad, sino un personaje que en esta ocasión la vemos en pantalla grande. Es una superheroína. Es ficción. Pero la ficción también es un ejemplo y va formando ideas en quienes la consumen. En el caso de los superhéroes, los niños lo único que quieren es ser tan “wow” como ellos (expresión tomada de mis sobrinos) y que me pateen si no son modelos a seguir de los más chiquitos.

Mientras que Wonder Woman no es la primera película de superhéroes en ser protagonizada por una mujer, sí es la más relevante y la primera desde 2005, además de ser dirigida por una mujer (Patty Jenkins). Eso sí que es nuevo y seguramente influyó en la representación del papel femenino. Es uno de los puntos que hacen Wonder Woman tan importante y un parte aguas para el futuro. Aquí se le da la relevancia que se merece, la capacidad de enseñar al público quién es Wonder Woman. Y desde mi óptica… mostrar que una mujer es tan capaz como un hombre.

Vemos unas secuencias de acción que me dejaron con la boca abierta al borde de mi butaca, esperando… no, no esperaba nada. Estaba demasiado abobada viéndola, sorprendida de su fuerza, determinación y valentía.

Personas, enfoquémonos en la escena de “No Man’s Land” o Tierra de nadie. El que ya vio la película no me dejará mentir y el que no la ha visto… lo que viene es un spoiler, así que procede bajo tu propio riesgo.

Las tropas estadounidenses están atrincheradas en este punto de Bélgica al que llaman “Tierra de nadie”, más allá de las tropas alemanas se encuentra una población llamada Veld. Ellos ya se dan por desesperanzados, llevan años y no han conseguido ganar ni un centímetro. Diana, movida por su naturaleza compasiva y su sentido de libertad, toma una decisión y corre a la acción pese a los gritos para detenerla. Los soldados la ven con asombro y miedo hasta que queda claro que la amazona sabe lo que está haciendo y puede con la tarea, entonces la siguen a la acción. Sin embargo, la que sigue liderando es Diana.

Así hay varias escenas en la película, Diana corriendo primero y no dudando de sus habilidades. Es una amazona, sí, pero es una mujer ante todo y nos sirve de ejemplo. Su “pelea como niña” es un pelea chingonsísimo, sin pena ni vacilación.

Necesitamos de este tipo de ejemplos y más seguido para que se dé el cambio gradual de un “pelea como chica” denigrante a un “pelea como chica” que denote “hacerlo bien”.

Entonces…

La película me gustó mucho, mucho, mucho. No fue la película aburrida de superhéroes que me esperaba: me reí, la sufrí y me emocioné en diversos momentos. Sí, tuve mis pequeños conflictos con ella, pero nada capaz de opacar el resto de los puntos positivos que le encontré en cuanto a personajes y la historia en general, porque con lo técnico… yo no me meto. Todavía.

Compártelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *